India compra 15 vehículos aéreos no tripulados fabricados en Israel: el ejército de la India ha aprobado la adquisición de 15 vehículos aéreos no tripulados de Israel, que complementarán a los otros artefactos de origen israelí, Heron y Searcher, que la fuerza ya despliega en los sectores oriental y occidental Israel reanuda el suministro de combustible a la planta eléctrica de Gaza: Israel ha reanudado el suministro de combustible a la única central eléctrica de la Franja de Gaza, dos días después de que la falta de suministro detuviera la producción de electricidad, la planta dejó de funcionar debido al cierre del paso fronterizo de Kerem Shalom, donde el tránsito de mercancías entre Israel y Gaza fue detenido, tras la muerte, el martes, de un israelí asesinado por un francotirador palestino

Estatua en honor a Churchill se inauguró en Jerusalén

 
15 noviembre 2012

Una estatua en honor a Winston Churchill, posiblemente el estadista británico más importante del siglo XX, se ha dado a conocer en el barrio de Jerusalén de Mishkenot Shaanim.

 

Conocido por su destacada valentía en la guerra aliada contra Hitler y el agitado espíritu de lucha de su pueblo, Churchill fue también uno de los primeros y firme defensor de la creación de un estado judío.


Robert Wistrich, profesor de Historia en la Universidad Hebrea:


“Churchill era un sionista de toda la vida, sabemos ya que antes de la Primera Guerra Mundial, cuando era joven y miembro del Parlamento representando a una circunscripción de Inglaterra en Manchester, ya era favorable al sionismo y creo que él mantuvo esa afinidad, la comprensión y el apoyo al movimiento sionista a lo largo de su carrera política que realmente terminó cuando dejó de ser primer ministro en 1955, así que fue un compromiso que se extendió durante unos 50 años. Eso es mucho tiempo”.

 

A pesar de que no estaba en el gobierno, Churchill expresó su apoyo a la Declaración Balfour de 1917, que fue la promesa oficial de Inglaterra para ayudar a establecer un hogar nacional judío en Palestina.

 

En años posteriores, mientras su protagonismo político creció, Churchill defendió firmemente la Declaración contra aquellos que buscaban revocarla.


Robert Wistrich, profesor de Historia en la Universidad Hebrea:


“Cuando llegó a Palestina como secretario de las colonias en 1921, quedó muy impresionado por todo... por la fase del asentamiento sionista en la zona, por la forma en que se desarrollaban las tierras. Una vez más, fue un trabajo duro, la empresa, la industria, todo lo que le impresionó muy favorablemente. Él era muy resistente en ese momento a las presiones árabes para que Gran Bretaña repudiara el mandato”.

 

Desde la oposición, Churchill se pronunció contra el Libro Blanco de 1939 que esencialmente cerró las puertas de Palestina a los Judíos Europeos que huían de la persecución  nazi.

 

Algunos historiadores creen que fue la abierta y amplia visión del mundo de Churchill la que dio forma a su imagen positiva de los Judíos y sus aspiraciones nacionales.


Robert Wistrich, profesor de Historia en la Universidad Hebrea:


Él consideraba  a los Judíos como la raza que más había contribuido en la historia de la civilización para el desarrollo de sus valores fundamentales. Nunca olvidó al pueblo judío, en términos de su significación histórica, era inmensamente importante a sus ojos, se refirió a ella como la raza más formidable en la historia de la humanidad”.

 

Churchill no toleraba las opiniones antisemitas que encontraba básicas y mezquinas. Denunció públicamente las declaraciones antisemitas de sus compañeros dentro y fuera del parlamento. Tal vez lo más revelador, fue que una vez reprendió a su madre por incluir una injusta descripción de los judíos de Nueva York en una carta dirigida a él.

 

El odio patológico de Hitler a los judíos era un signo temprano para Churchill de que el líder alemán y su ideología nazi eran problemáticas.

 

A pesar de su imagen muy positiva de los judíos y su apoyo constante para la iniciativa sionista, dicen los historiadores que el registro de Churchill no estaba exento de problemas. El Libro Blanco británico que trató de detener a toda la inmigración judía que iba hacia el Israel pre-estatal en los años 40 era un documento que Churchill podría haber revocado pero no lo hizo cuando estaba en el poder. Y quedan otras preguntas sobre su liderazgo durante la Segunda Guerra Mundial. Cuando supo sobre el Holocausto ¿por qué no hizo más para detenerlo?

 

Algunos historiadores dicen que una nueva evidencia muestra que Churchill probablemente tenía indicios tempranos sobre el plan de Hitler para exterminar a los Judíos.


Robert Wistrich, profesor de Historia en la Universidad Hebrea:


Lo más probable es que fuera una de las primeras personas que conoció, quizás, todas las piezas de forma clara, porque ahora tenemos acceso a los documentos de inteligencia británicos que hablaban de aquel septiembre de 1941, varios meses después de que los nazis fueran invitados a la Unión Soviética. La inteligencia británica captó rápidamente las masacres de los Judíos y también se conocía a principios de 1942 y la magnitud de la masiva matanza de Judíos”.

 

Pero a pesar de las pruebas cada vez mayores de genocidio, Churchill no hizo nada para acabar con los campos de exterminio o descarrilar los trenes de transporte. Lo que hizo fue aprobar una acción  militar una vez más.


Robert Wistrich, profesor de Historia en la Universidad Hebrea:


“La documentación muestra lo siguiente: cuando Churchill fue informado, su respuesta fue ir a la fuerza aérea, es decir, el RAF, y obtener de ellos todo lo que pudo y aprobó la idea de que Auschwitz debía ser bombardeado. Sin embargo, no hubo seguimiento. La fuerza aérea no estaba interesada en hacer eso y se amurallaron, como los responsables británicos e incluso los responsables estadounidenses, no hicieron nada”.

 

El fracaso de Churchill de sacar adelante esas órdenes de bombardeo es, para algunos, una mancha en su historial de liderazgo en tiempos de guerra.

 

Al igual que Roosevelt, Churchill priorizó tumbar a Hitler y no salvar a los judíos; algunos creen que podría haber hecho ambas cosas.

 

Después de la guerra, Churchill continuó con su apoyo a la causa sionista no sin condenar los ataques contra objetivos británicos por judíos clandestinos.

 

Cuando el mandato británico terminó y después de que Israel se declaró un estado en 1948, Churchill reprendió a su colega Ernest Bevin, por negarse a reconocer al Estado judío.


Robert Wistrich, profesor de Historia en la Universidad Hebrea:


Churchill criticó severamente su posición y dijo algo que me parece muy profundo. Dijo que, el honorable ministro de Asuntos Exteriores parece haber olvidado el hecho de que la creación de Israel es un acontecimiento importante en la historia del mundo, que no ha de ser juzgado por las necesidades del momento. Tiene que ser visto en la perspectiva no de cien años sino incluso de miles de años, pero dos mil, o tres mil años para comprender su significado completo”.

 

El busto de bronce del Señor Winston Churchill es un tributo al respeto, la justicia y la lealtad que demostró al pueblo judío hace más de cinco décadas.

 

El escultor Oscar Nemon huyó de la Alemania nazi y se refugió en Inglaterra. Él es conocido en todo el mundo por sus bustos del estadista británico más famoso.

 

El nieto de Winston Churchill, Lord Randolph Churchill asistió a la reciente inauguración de la escultura y dijo que significaba mucho para  su familia. Randolph Churchill es la cuarta generación que visita Israel y probablemente no será la última.


Jordana Miller, JN1, Jerusalén

 


Seleccionar por:
fecha    
valoración    
captcha
Caracteres que faltan: 1000